El Rugby Alcorcón salva la primera final ante el CR Majadahonda C

Dos derrotas y una esperanza para el URO Rugby Alcorcón

Durísimos castigos los recibidos el pasado fin de semana por CR Majadahonda B (70-0) y CRC Pozuelo C (56-3) que disipan de golpe las pocas opciones deportivas que les quedaban a los alfareros de mantener la categoría. Descensos que sin embargo pueden quedar sin efecto de cumplirse las noticias que llegan desde la Federación Madrileña de Rugby sobre la más que posible reestructuración de las actuales cinco divisiones regionales.De no ser por las buenas nuevas que llegan al club de manera extra deportiva, esta crónica sería la última antes de anunciar el descenso de categoría del URO A y B. Tras una temporada para el olvido, donde nunca han estado a la altura de la competición, los despachos pueden hacer que no tengan las consecuencias correctivas que se ganaron los tigres de octubre a esta parte. La temporada se está cerrando de la misma manera que empezó, mal. En quince días será el momento de arrancar con el análisis de cómo un equipo de dinámica y mentalidad ganadora se ha llegado incluso a arrastrar por los campos de la geografía madrileña como en el caso este pasado domingo ante CR Majadahonda B.

Cierto es que los majariegos llegaban con siete refuerzos de su primer equipo, que juega este próximo fin de semana su promoción de ascenso a categoría nacional (División de Honor B). Pero este dato no es óbice para que un equipo sea castigado con sesenta puntos en solo 30 minutos y de la imagen que se dio en el segundo acto del partido. Quizás la confianza en los rumores que apuntaban que tanto esta promoción como la del B no tendrían sentido en caso de reestructuración de la liga, fue lo que hiciera que el equipo de Galache no pusiera la garra necesaria de quien se está jugando toda la temporada a 160 minutos. Y lo mismo con el B, aunque ellos si dieron la cara ante un muy bien armado y con gran futuro CRC Pozuelo C. El resultado del Valle de las Cañas fue de 56-3, que dejaba clara la diferencia entre ambos equipos. Pero a los de Koldo sólo se les puede atribuir falta de placaje, pero jamás de actitud. A los de Galache, ambas.

La noticia de la semana ya se “cocía” por los mentideros aunque se intentó mantener en un discreto secreto. Según sonaba desde la FMR, la última asamblea había llegado prácticamente a un acuerdo para cambiar el sistema de competición del año que viene en las categorías regional senior masculina. El sistema pasaba de las las cinco actuales a tres de la siguiente forma:

La primera división quedaría como está en la actualidad, con diez equipos.

La segunda división pasa a tener veinticuatro equipos (lo que sería toda la actual segunda, tercera y los cuatro mejores de cuarta) que se dividirán en dos grupos de doce que jugarán entre ellos a una vuelta. La segunda ronda dividirá esos veinticuatro equipos en tres grupos de ocho. El primero, con los cuatro mejores de cada grupo,  jugarán por el ascenso a primera. Un segundo, con los cuatro segundos de cada grupo que se quedarán en tierra de nadie. Y un tercero, con los cuatro últimos de cada grupo peleando por el descenso.

La tercera división será con los equipos que restan (los seis restantes de cuarta, la quinta, más los puedan aparecer nuevos). Con un formato similar a la segunda división con la única diferencia que el grupo de los mejores son los que tendrán una segunda vuelta con un objetivo claro.

Todo esto puede sufrir cambios “menores” en función a los equipos madrileños que puedan descender de categoría nacional, que como sucede también en el caso de la tercera división en el fútbol, arrastraría equipos hacia abajo.

El club tiene constancia de la propuesta y se trata, a estas alturas de año, de única esperanza que minimizaría las consecuencias de la mala temporada. Un 2015/2016 que esperemos haya sido tan solo un lunar en la buena evolución de los alfareros durante estos tres años de competición.

Fotografía: Diego De Los Reyes- @38ISO